NOTICIAS

AD MÉXICO 2015

REVISTA AD MÉXICO

2017-06-02

EN MEDIO DEL BOSQUE

Covadonga Hernández ha creado un refugio colmado de buenos materiales y extraordinarios detalles que consiguen una estancia cálida en esta residencia.

Con una trayectoria de casi 20 años en el diseño de interiores, Covadonga Hernández, propietaria de la firma de diseño Marqcó, ha consolidado un estilo individual en donde permea un ambiente mexicano en el que la calidad es el principal ingrediente para garantizar que sus clientes vivan de forma cómoda y sofisticada. El lujo viene en la utilización de materiales poco procesados y muy bien seleccionados para crear mobiliario único, donde la madera, los granitos y el acero juegan un papel fundamental en la creación de casi todas sus piezas. Covadonga se caracteriza por entablar una comunicación cercana con sus clientes , por entender muy bien la forma  en la que viven para poder realizar una propuesta que mejore la calidad de vida de cualquier persona que resida en una casa creada por su firma de diseño. “Me gusta conjuntar estilos y elementos para dar individualidad y personalidad a cada proyecto, donde la persona que lo habite sienta que forma parte de él; quiero diseñar siempre de la mano de mis clientes para entender a fondo su esencia y diseñar cada espacio y cada mueble, porque el resultado se traduce en un estilo de vida en perfecto equilibrio, que se plasma en bienestar día a día”.

El reto en este proyecto era crear una residencia moderna, sin perder la esencia de una casa de campo, al mismo tiempo que no se debía abusar de materiales fríos y atemporales, por lo que la piedra y el metal fueron los elementos más usados y armonizaron de forma extraordinaria. La arquitectura estuvo a cargo de Federico Gómez Crespo, quien, junto a Covadonga Hernández, diseñó y definió cada espacio eligiendo los materiales, los colores y las texturas adecuadas, con el fin de lograr un proyecto en el que la arquitectura y el diseño interior se integraran. El concepto rector fue tener una relación con el exterior en todos los espacios. Así, la terraza se convierte en el área principal de la casa, ya que es donde la familia se reúne gran parte del día. Por ello, se colocó una gran sala con una chimenea para garantizar un ambiente cálido y  una mesa  redonda para favorecer la convivencia. Todos los muebles de esta casa fueron creados a la medida de la residencia; sólo algunas piezas fueron adquiridas en otras firmas de diseño.

Para la interiorista, la entrega de un proyecto es el momento más importante y el que más se disfruta en su quehacer profesional. “Es entonces cuando se materializan meses de trabajo; ese día toman forma física cada idea, boceto y plática, y cada espacio te hace sentir sensaciones distintas e inolvidables. Me gusta abarcar todos los sentidos; la música, el olfato, el diseño visual y la sensibilidad , al tocar cada elemento, son fundamentales para lograr superar las expectativas del cliente”.