NOTICIAS

AD MÉXICO

Por María Elena Espinosa

2017-06-01

La casa Frette reúne a virtuosos del interiorismo y la arquitectura para crear espacios sublimes.

 

Son muchas las razones por las que Frette es conocida a nivel internacional, entre ellas la calidad, e gran diseño, la costura fina, el extraordinario proceso de producción y su capacidad para reunir lo mejor del mundo del interiorismo.

Como cada año, Frette México convocó talentos para exponer su creatividad en un original proyecto, mediante el cual siete personalidades de la arquitectura, el diseño y el interiorismo recrearon los espacios más importantes de una casa al interior de la boutique.

El arte en todas sus formas, desde los colores vivos en la mesa del comedor hasta el blanco y negro de la recámara, pasando por los paisajes y creaciones vanguardistas, sirvió de inspiración a los participantes.

Para la habitación principal, el arquitecto Adán Cárabes evocó los viajes, la libertad y los sabores de las especias orientales, así como la calidez de la decoración y la ambientación de la cultura hindú. “Es un espacio que invita a la sensualidad, la meditación y la calma; a la exaltación de los sentidos, realizando a su vez un delicioso balance o contraste con la sofisticación y contemporaneidad del arte”, explicó Cárabes

Por su parte, con un concepto armónico, natural y sustentable, Lorena Vieyra creó la casa de descanso, donde se impone un estilo actual suavizado por las telas de la colección otoño-invierno de Frette. La belleza y simplicidad del espacio son notables, y se respira frescura y relajación.

Momentos by Yadhira dio vida a la habitación del bebé, un ambiente de dulzura que ofrece un entorno pleno de calidez y luz con un toque afrancesado y romántico que se refleja en los materiales y las formas.

El arquitecto Diego Casanova se dedicó a recrear la sala de baño con vestidor, que muestra una clara tendencia retro con elementos de los años 70, en combinación con tendencias vintage reinterpretadas.

En la sala-comedor no podía fallar el conocimiento sabio, correcto y equilibrado del despacho Uribe-Krayer. “Nuestra idea fue concebir un espacio sobrio y elegante en una sala-comedor, ambientes integrados para disfrutar la escénica de los materiales naturales como la piedra, madera y piel, además de las telas y elementos de arte que integramos en la misma atmósfera”, comentó Ofelia Uribe.

Para Covadonga Hernández, la fuente de inspiración para la estancia fue la mezcla de estilos, materiales y texturas, otorgando a cada pieza carácter propio y logrando a la vez un estilo clásico contemporáneo con toques rústicos.

Finalmente, el despacho Martínez & Sordo no sólo dio forma a la junior suite, sino que además los diseñadores vistieron con telas de la marca Frette su clásico oso Fredo, que se venderá en las boutiques Frette y Edmond Frette con la finalidad de recaudar fondos en beneficio de niños con cáncer del Hospital Federico Gómez, situado en la Ciudad de México.